Blog

Francisco J : Sueños – DIARIO II

 Lunes 02 de Enero de 2017 

 Francisco J 

Hoy me he levantado en calma. Después de desayunar, en la terapia ocupacional hemos recogido y limpiado lo del desayuno. A las 11:00h he terminado. Una compañera me ha dicho que se iba a acostar porque no tenía ganas de ná. Yo le dije que eso era lo que no debía de hacer, que se entretuviese en algo.

Ella dijo de andar, pero que sola no lo hacía. Bueno, he estado andando con ella, a veces lo mismo que ella me siento desanimado, confuso, inseguro, con miedo… y eso es desagradable.

Al terminar de andar me sentía en calma, el andar me relaja.

A la hora del almuerzo me sentía tranquilo, pero apático. Después me he acostado a dormir la siesta. Me ha despertado una pesadilla, tenía la respiración acelerada y sensación de ahogo.

Es raro lo que he soñado pues había una niña chica diciéndome que primero piense bien las cosas y que después actuase.

En el sueño pensaba reconocerla como hija mía, sentía cariño y ternura, luego me encontraba en una AFAIR diferente, me fui a quitar una sudadera y se me quedó cogía a la mitad y empezó a faltarme la respiración y desperté.

Me fui a merendar. Después de la merienda me sentía confundido, aburrido, dando vueltas de un lado a otro.

A la hora de la cena me sentía vacío y triste; quiero recordar más.

A la hora de acostarme he recordado algo más, la cogí de la mano y le dije: “ te voy a llevar con la abuelita”.

También había una muchacha con nosotros… ni idea, no lo entiendo.

Lo que mejor recuerdo es lo que sentí cuando me habló, calma, tranquilidad, ternura. Me quedo con eso.

 Martes 03 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado en calma. Después del desayuno he empezado la terapia ocupacional. He estado limpiando los exteriores, me he sentido tranquilo.

A las 12:45h me dicen que entro en cocina otra vez. Ahora sí, a funcionar. He sentido entusiasmo y alegría porque en cocina se curra.

A la hora de almorzar me sentía satisfecho y, cómo decirlo, útil. Habrá otra forma de expresarlo pero ahora como que no.

A la hora de la merienda me siento en calma y tranquilo. Aún recuerdo los dos sueños, siento confusión y angustia por el primero, pero por el segundo cuando lo recuerdo siento calma, ternura y serenidad.

Cuando vea a María, la psicóloga, se lo comentaré.

A la hora de la lectura de trabajos en la asamblea, un compañero ha leído un capítulo del cuento “El caballero de la armadura de hierro” o algo así…

Me he visto reflejado en él cuando decía que ayudaba a las personas y no miraba por él, que tenía desatendida a su familia, que siempre cabalgaba sólo y se escondía detrás de su armadura sin mostrar sus sentimientos, como si él tuviese el corazón de piedra, que nada le afectaba.

A la hora de la cena me sentía, tranquilo y satisfecho pues hemos cenado a nuestra hora.

Al acostarme sentía tranquilidad y serenidad.

 Miércoles 04 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado como todos los días, despertándome y levantándome, bueno va, me sentía alegre y ansioso por empezar la tarea ocupacional en cocina.

Después de la tarea ocupacional me sentía satisfecho porque ya estaba todo replanteado para el día.

A la hora del almuerzo me siento optimista, tranquilo, una de esas veces que no sabes ni el por qué.

A la hora de la merienda un compañero me dice que a partir de mañana y hasta el domingo me hago cargo de la despensa. También, me lo tomo con tranquilidad pues estoy seguro de mi.

Esta tarde ha sido la despedida de un compañero me he alegrado por él porque es un hombre, noble, sencillo, honesto, educado, servicial, bueno un tío de…

A la hora de la cena me sentía tranquilo y seguro. La cena ha gustado a los compañeros.

 Jueves 05 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado en calma. Después del desayuno he comenzado con la terapia ocupacional al terminar me he sentido satisfecho, ya tenemos todo hecho.

A la hora del almuerzo me siento en armonía y tranquilo, aunque añoro a mi familia, pero como todos los años los tres tienen sus reyes.

A la hora de la merienda me siento en calma, luego hemos tenido asamblea de trabajo, hoy ha sido diferente, hemos estado comentando la importancia de estos días de fiesta y de los sentimientos que se tienen al estar separado de la familia.

He sentido pena, ternura y cariño y también esperanza, pues la ilusión hay que seguir teniéndola.

A la hora de la cena me sentía seguro y tranquilo, ya se acabó otro día de cocina, luego he estado viendo la tele y a la hora de acostarme sentía serenidad y calma. Ya a dormir y esperar a los reyes.

 Viernes 06 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado pensando en mi familia, he sentido añoranza porque el día de reyes abríamos los regalos juntos.

Hoy han venido los reyes a Girasol con los pajes. Me he sentido entusiasmado, alegre y asombrado pues aún hay personas que dan su cariño y su alegría a los demás.

Hoy en cocina todo ha sido correr pues hemos empezado más tarde y yo quería tener la comida preparada a su hora y así ha sido, me he sentido nervioso e impaciente, pero claro, todo lleva su tiempo.

A la hora de la merienda me sentía triste. Añoro a mi familia.

A la hora de la cena me siento confuso. Estoy cansado. Han sido dos semanas en cocina.

A la hora de acostarme me dicen que mañana tengo que hacer las tostadas, me siento frustrado e irritado, me posiciono y digo que no, porque bueno sí, pero tonto no.

 Sábado 07 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado tranquilo y en calma. Durante la terapia ocupacional he sentido frustración e impotencia, pues cuando se trata de limpiar, la gente o se pone mala o se esfuma y no aparecen.

Cuando me he posicionado y he actuado con serenidad se ha limpiado todo y se ha acabado a su hora.

A la hora del almuerzo me siento intranquilo y nervioso, como con la mente en mil cosas a la vez.

Durante la hora de descanso siento ansiedad, irritación, fobia… ¿habré soñado algo? no lo recuerdo.

A la hora de la cena me siento triste, siento pena y soledad, inquieto y confuso, añoro a mi familia y pienso que no tengo solución.

Después de la cena a dos compañeros le han quitado tabaco de sus armarios. Durante un rato ha reinado la confusión y el desconcierto.

He sentido ira, rabia y hostilidad, pero esta vez sí me ha valido el no mostrar mis sentimientos pues he estado tranquilizando a los compañeros.

A la hora de acostarme me sentía tranquilo. Ahora, a leer.

 Domingo 8 de Enero de 2017 

Hoy me he levantado desanimado y desganado. Durante la terapia ocupacional me he sentido desganado, lo he hecho todo, pero no a buen ritmo de siempre. Pienso en cuando salga de Girasol con el alta terapéutica y lo veo crudo.

A la hora del almuerzo me siento decepcionado y lleno de rabia conmigo mismo por haber destrozado mi vida con la bebida.

En la merienda me he sentido desganado y aburrido, he ido a ver el fútbol pero, no, me he salido y sólo hago dar vueltas para arriba y para abajo.

Más tarde en la cena, sentía entusiasmo e interés pues he estado hablando con un compañero nuevo y él cree también en la vida extraterrestre, que no sómos los únicos en el universo, en todo lo referente a los OVNIs, en sucesos paranormales y también le gustan los programas de Mileno 3, Cuarto Milenio y Universo Iker.

Es una satisfacción poder compartir con alguien esas creencias. Ha sido una sorpresa.

Cuando ha llegado el momento de acostarme me he sentido en calma. Algo interesante he sacado de este día.

¿Qué tú que opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *